Pedro Páramo

Pedro Páramo es la novela más importante de Juan Rulfo (México, 1917 -1986). Tiene este autor otra novela corta, El gallo de oro, la cual junto con los cuentos de El llano en llamas constituyen prácticamente todos sus escritos.

En algún sitio leí que no le dieron el premio Nobel porque tenía una obra muy escasa. No se si esto será cierto; pero si lo fuera, me atrevo más bien a pensar que los encargados de distribuir el Nobel de literatura seguramente no entendieron la profundidad del lenguaje, porque para entenderlo hay que ser nativo en el español. Si no lo eres, seguramente será muy difícil que en una traducción puedas captar todas las connotaciones y sensaciones que producen las palabras de esa obra.

Releí no hace mucho Cien años de soledad y La ciudad y los perros, y ambas me parecieron viejas, vacías. Yo diría, novelas sin corazón, sin sentimientos. Novelas llenas de palabras vacías. Frente a ellas y como nave que las precedió, Pedro Páramo, fue la novela que desencadenó el realismo mágico, la mezcla de lo real con lo imaginado, la vida con la muerte.

Autores como García Márquez o Borges han considerado Pedro Páramo como una de las obras más importantes de nuestra literatura. En palabras de Borges: «Pedro Páramo es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispánica, y aun de toda la literatura». Sin embargo entre los lectores y escolares españoles, esta obra prácticamente nunca se cita como una de las más importantes. ¿Tal vez porque no se escribió en Europa?

¿Qué hay en Pedro Páramo? El argumento de la novela

Juan Preciado, empujado por su madre en el lecho de muerte, viaja a Comala a buscar al padre, Pedro Páramo, del que suponemos no sabe nada, para que le reclame lo que es suyo, lo que le pertenece como hijo.

En el camino se encuentra primeramente con Abundio, un lugareño que viaja con su carro. A medida que avanza, Juan Preciado se va encontrando nuevos personajes, que deambulan entre la vida y la muerte.

Poco a poco Juan se va sumergiendo en un mundo de muertos y estos le van contando la historia de su padre, dueño y señor de Comala.

Pedro es un rico hacendado, aunque en trance de perder todas sus propiedades. Sus caprichos de déspota han gobernado en sus posesiones de La media Luna, y en el pueblo y comarca de Comala.

La novela cuenta los latrocinios y maldades del protagonista, y también su amor irrefrenable a Susana San Juan, a la que vuelve loca. Quizás sea ese amor insatisfecho el que alimenta la maldad de Pedro, trasmitida a su hijo Miguel.

La historia trágica del protagonista se teje entorno a los amores posesivos a Susana San Juan. Es el amor de un cacique, que llega inclusive a matar al padre de Susana, para así poseerla enteramente. Todo en Comala le pertenece, todos le pertenecen y son hijos suyos.

Las palabras vulgares, muchas veces localismos, que hacen que el lenguaje se vuelva poético, sencillo, contrastan con el poderío y prepotencia de Pedro. Él es el señor de todo y todos le deben acatamiento; aunque no sabe lo que es querer, ni el amor.

Déjate llevar por las frases, por el viento que sopla sobre Comala y verás como la sangre que se pone en marcha con la lectura llega a los sitios más íntimos, donde se ocultan los sentimientos más profundos.

En un final trágico, Abundio, hijo también de Pedro como todos los habitantes de Comala, le da muerte por negarle una mísera limosna con la que poder pagar el entierro de la esposa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *